22 de octubre de 2015

Sepulcro | Damianos (Santiago, Chile)

Ilustrado por Ren

<<Es, en nuestro horizonte negro, la luz quien se aleja>>
─ Charles Baudelaire

El oscuro absoluto poco a poco me devora,
lentamente pierdo la conciencia temporal,
ya no recuerdo mucho,
¿Cuánto tiempo ha pasado?
¿Cinco minutos? ¿Tres días?  ¿Once horas?
¿Siete semanas? ¿Un segundo? ¿Una Eternidad?
Toda mi vida.

Poco a poco la sensibilidad se pierde,
entre oscuridad y espasmos nerviosos
que buscan desesperadamente una razón de ser.

Lo que me mantiene con vida poco a poco se agota.
Esta armadura que me mantiene a salvo,
se ha vuelto mi prisión, mi ataúd, mi final del camino.

─no siento mis pies─
La espera se vuelve cada vez más aterradora y desesperante.
No logro ver nada más que  puntos plateados, los cuales,
 tarde o temprano, son consumidos por el infinito.
Es cada vez más inexorable.

─Mis brazos y piernas han sido tragados─

No hay dolor que se compare con la agonía
de no sentir ni la más mínima
célula del propio cuerpo.

Poco a poco
la oscuridad
se hace más horrible.

─¿agonizo?─

los latidos
poco a poco
se separan más
ellos también,

aunque
son cada
vez más
fuertes,


pero
los
latidos
también


se
apagan.